Cada explotación implementa el plan sanitario que estima conveniente y con el tiempo lo va ajustando a sus necesidades.  Frecuentemente se adoptan planes copiados de otras explotaciones, de otros ambientes o de otras condiciones diferentes a las propias y eso puede llevar a errores costosos.  La sanidad en nuestros hatos ha sido un objetivo permanente; hoy tenemos ambos hatos, Bufaleras Belterra y El Lago, con de Certificado ICA (por tercera vez consecutiva) como "Hato Libre de Tuberculosis”, zoonosis de la mayor gravedad.

En las Bufaleras Belterra y El Lago, luego de cometer errores, de hacer diagnósticos equivocados y consecuentemente tratamientos ineficaces que resultaban costosos no solo por el valor de los medicamentos veterinarios sino por la pérdida de animales, se tomó la decisión de basar los diagnósticos en exámenes de laboratorio y no seguir trabajando “a ojo”.   Encontramos en repetidos exámenes, por ejemplo, que lo que siempre se ha creído es el principal problema del búfalo, el trypanosoma, no estaba presente en nuestras muestras serológicas pero en cambio encontramos altas cargas de anaplasma.




Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla